sábado, 9 de agosto de 2014

Economía de guerra I. Aprende a ahorrar lo máximo posible.

Hoy vamos a tratar un tema muy importante, y más con esta crisis, que parece querer quedarse con nosotros durante mucho tiempo. ¿Cómo controlamos los gastos? ¿Dónde tenemos los agueros que permiten que nuestro dinero desaparezca?  


  • APUNTA TUS GASTOS Y SÉ CONSCIENTE DE TUS INGRESOS

Empezaremos por lo básico: si realmente quieres tener un buen control de tus gastos necesitas saber en qué gastas. Puede sonar trivial, pero lo primero es apuntar todos y cada uno de los gastos que tengas día a día. Hazlo como quieras, con una hoja de cálculo o en un folio, pero apunta en qué se va cada céntimo. Apunta qué compras y cuánto te ha costado.

Por otro lado, debes saber exactamente cuánto dinero ingresas y ajustar tu presupuesto mensual para ahorrar algo de dinero. Nunca jamás de los jamases pidas un crédito para irte de vacaciones o para comprarte un televisor.

  • ELIMINA CUALQUIER SUBSCRIPCIÓN O GASTO PERIODICO INNECESARIO

Ya sé que te gusta estar subscrito a la revista para aprender inglés o comprar el coleccionable de manualidades, o el periódico. Cancélalo. Calcula lo que te cuesta, a poco que sea van a ser 5x12 euros al mes. Con este dinero puedes comer un mes.

Ten en cuenta que algunas subscripciones requieren el envío de un burofax - puedes mandarlo desde correos -  para cancelarlas. Anticípate a la renovación y hazlo.


  • BÓRRATE DEL GIMNASIO
 Esto podríamos ponerlo en el punto anterior. Pero debido a su importancia hemos elegido ponerlo en un punto aparte.

Salvo que tengas necesidad de usar aparatos que no puedes tener en tu casa, que necesites algo en particular innaccesible (fisioterapia, por ejemplo), bórrate del gimansio y haz deporte por tu cuenta. Sal a correr, haz flexiones, sentadillas, dominadas, ... Cómprate un juego de pesas y quitate de encima la cuota del gym. Tu bolsillo lo agradecerá.

  • REVISIÓN DE GASTOS FIJOS

Ciertos gastos, como por ejemplo la electricidad, son de carácter obligatorio. Puedes reducirlos, pero no puedes cancelarlos. Uno a uno, vamos ir revisando estos gastos para ver si conseguimos dejarlos en lo mínimo posible.

Mira todas las facturas de los últimos meses y para cada uno de los cargos hazte la siguiente pregunta: ¿estoy pagando lo mínimo posible? Haz una revisión anual de todos estos gastos:

Veamos algunos de ellos:

Agua

Ten mucho cuidado en particular con el gasto en agua caliente. El agua fría es barata, pero la caliente es carísima. Algunos puntos donde puedes ahorrar aquí son:
  • poner la lavadora con agua fría
  • cerrar el grifo mientras te lavas los dientes, mientras te duchas, ..
  • por supuesto, ducharse. Nada de llenar bañeras.
  • usar el lavado en lavavajillas a temperatura mínima
 Electricidad, gas

Cada vez resulta más difícil ahorrar en electricidad. Es una lucha perdida contra continuas subidas de potencia. No obstante, es nuestro deber intentar ahorrar todo el dinero posible:

  • Reduce la potencia contratada al mínimo que necesites
  • Estudia si te beneficiaría tener la tarifa con discriminación horaria
  • Estudia pasarte a otra comercializadora (otra compañía eléctrica)
  • Substituye las bombillas que estén mucho tiempo encendidas por bombillas de bajo consumo o LEDs.
  • No dejes la tele ni el ordenador encendidos si no los usas. Apaga todo lo que no uses.
  • Compra siempre electrodomésticos de bajo consumo.
  • No pongas la nevera al lado de una fuente de calor y déjale espacio por detrás hasta la pared para que ventile bien.
  • Revisa el aislamiento térmico de tu casa. Pon burletes en las puertas y ventanas si hace falta. Aísla el cajón de la persiana y el pasacintas.
  • Abrígate en casa en invierno en lugar de subir la calefacción.
  • Evita usar la refrigeración y los calefactores.
  • Cocina los potajes en olla rápida. Quedan igual de buenos y gastarás mucho menos.




Y por si alguien lo ha olvidado, lo repetiré una vez más: intenta bajar la potencia contratada.

Seguros diversos

Los seguros se renuevan anualmente y suponen un gasto bastante importante.

Lo primero que tienes que hacer es saber exactamente qué necesitas tener asegurado y qué no, y qué tienes que cubrir. ¿De verdad necesitas tener el coche a todo riesgo? ¿Por cuánto has asegurado el 'contenido' de tu casa? Revisa estos conceptos y ajústalos todo lo que puedas.

Una vez que sabes que tienes lo que necesitas, es el momento de buscar qué compañía de seguros te ofrece eso al precio mínimo. Compara distintas ofertas. Con la aparición de la contratación por internet, existe la posibilidad de bajar la cuota bastante.

Y no olvides que los seguros se renuevan por defecto una vez al año y que hay que avisar del cambio de seguro con un mes de tiempo. Que no se te pase el plazo.


Alguiler

Que no te tiemble la mano a la hora de buscar un piso de alquiler más barato o recordarle al casero que los precios de los alquileres han bajado.


  • LA LISTA DE LA COMPRA

Ahora quiero que hagamos un sencillo ejercicio. Vas a guardarte los tickets de compra de los supermercados del último mes y a hacer una hoja de cálculo con todo lo que has comprado: qué has comprado y cuánto te ha costado (precio el kilo, lo que sea).

El primer paso en el ahorro en tu lista de la compra es eliminar todas aquellas cosas que no son necesarias. Con esto quiero decir, refrescos, comida envasada, yogures de tipos "raros" (con frutas, cereales o cualquier cosa de este tipo), patatas fritas, bebidas alcohólicas, carnes y pescados caras, caramelos, chicles, etc, etc.

Todo lo que no sea un alimento básico, deberá ser eliminado de tu lista de la compra. Así pues, superado este primer paso deberías estar restringiéndote a alimentos (fruta, verdura, pescado, carne, cereales,..) cuyo precio el kilo es bastante barato.

Con esto, tienes que hacer tu comida del dia a día. Aprende a cocinar alguna cosa si no sabes. Planifica tus comidas, haz para varios días y congela. Haz platos 'de puchero' de vez en cuando. Puedes ahorrar muchísimo dinero de esta forma.

También tienes que intentar comprar las cosas en el sitio más barato posible. Compra marcas blancas. Compara la relación calidad precio e intenta elegir siempre marcas blancas. Ve a comprar al mercado y elige fruta y verduras de temporada. Rebusca entre las ofertas. Tómate tu tiempo para conseguir comprar siempre a un buen precio.



  • NADA DE BARES NI RESTAURANTES

Uno de los gastos anuales más grandes, e innecesarios, es en bares y restaurantes. Llevarte tú tu propia comida al trabajo supone cientos de euros anuales. Lo mismo con el café y el almuerzo: llévate tu café en un termo y el bocata para almorzar ya hecho.

En economía de guerra, está totalmente prohibido comer en bares y restaurantes. Y no digamos ponerse a tomar cervezas en las terrazas o inflarse a copas los fines de semana. Puedes pasártelo igual de bien si te tomas una única cerveza muy de vez en cuando que si te tomas cuatro todas las tardes. Y sin duda cenar en casa con tus amigos será mucho mejor que estar con la música a tope en un sitio hasta arriba de gente en el que no puedes hacer otra cosa mas que empujar gente y gritar.
 

(continuará)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.