miércoles, 13 de agosto de 2014

Bricolaje: restaurar una tabla de cortar vieja de madera

Una tabla de cortar, la típica de cocina, puede venir a costar 5-10 euros facilmente. No es que sea caro, pero mucho más barato es aprovechar una que alguien tira o restaurar una que tengas ya vieja y desgastada.Y eso fue lo que hice.   

Para restarurar la tabla de cortar, necesitaremos lija de grano medio y de grano fino, una brocha, aguarrás y barniz. Si no tienes barniz, compra la lata más pequeña (250 ml). Será más que suficiente. El aguarrás lo venden en los chinos muy barato. Coge "aguarrás puro", y no símil, es algo más caro pero limpiará mejor la brocha. Resumiendo:

Materiales

Papel de lija de grano medio/grueso y fino: 2x0.6 euros (vale para muchas veces)
Aguarrás puro: menos de 1.5 euros.
Bote de barniz: te recomiendo un barniz incoloro satinado, bote de 250 ml. El precio dependerá de dónde lo compres y de la marca. Podrás reusarlo muchas veces así que no importa que gastes un par de euros más o menos.
Una brocha para aplicar el barniz: 2 euros aproximadamente.

Limpieza

Comenzaremos por hacer una buena limpieza de la tabla. La fregamos a fondo con lavavajillas líquido, o lo que tengas a mano, hasta desengrasarla por completo y la dejamos que seque. No hace falta ser demasiado cuidadoso, ya que se trata de una tabla de cortar y no de un objeto antiguo y valioso.  


Lijado


Ahora vamos a lijarla. Envolveremos un taco pequeño de madera, que quepa en la mano, en la lija de grano grueso y lo utilizamos para lijar. Nos aseguraremos de lijar bien toda la tabla. Tras esto, repetiremos la operación con la lija de grano fino, comprobando que la superficie quede fina al tacro. De esta forma, conseguiremos una superficie igualada y de tacto suave. No olvides golpear los tacos, con la lija puesta, contra algo al acabar de lijar. De esta forma caerá el polvo acumulado y el papel de lija lo puedes volver a usar una y otra vez, hasta que sea totalmente irrecuperable.  


Barnizado

Por último, deberemos darle dos o tres capas de barniz por toda la superficie, lijando ligeramente entre capas con la lija fina para conseguir un mejor agarre y acabado. No olvides limpiar la brocha con el aguarrás justo después de usarla, ya que si el barniz endurece se estropea y tendrás que tirarla.



Tan simple como esto. Ya tenemos tabla de cortar nueva. El barniz lo podremos usar la próxima vez (si se seca, echad un poco de aguarrás y removedlo hasta que se mezcle bien), con lo que tendremos tabla de cortar para toda la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.