viernes, 10 de mayo de 2013

Bricolaje: cómo usar una pistola de decapar

Una pistola de calor, o pistola de decapar, es un instrumento que se utilizar para quitar las capas viejas de barniz y pintura principalmente sobre madera.

Su uso es muy sencillo. Basicamente funciona como un "secador de pelo" con mucha más potencia, unos 2000 wattios en lugar de los 1200 que tendría un secador. Y lo que hace es proyectar un chorro de aire caliente a unos 500-600º sobre la pintura, con lo que ésta se va levantando y la podemos retirar facilmente con una rasqueta. 

Tenemos que tener en cuenta:

1. Usar protecciones: debido a la altísima temperatura a la que sale el aire tendremos que usar siempre gafas y guantes, para evitar accidentes.

2. No debemos enfocar sobre la misma zona continuamente, porque quemaremos la madera. Hay que usarlo como si fuera un secador de pelo, el cual jamás tendríamos sobre el mismo punto de la cabeza demasiado rato para no quemarnos.

3. La pintura puede retirarse cuando se forman burbujitas. Si apuntamos demasiado rato con la pistola saldrá humo, porque se está quemando la pintura. Si apuntamos demasiado poco no tendrá casi ningún efecto sobre la pintura y costará demasiado retirarla. La capa de pintura debería salir facilmente.

4. No todas las pinturas o barnices saltan con pistola de decapar. A veces es necesario recurrir a otros métodos (gel decapante, lijado, rascado con una rasqueta o con un cristal afilado, ...)

5. Jamás debemos apuntar a plástico o cristal, son demasiado blandos y los deformaríamos. Y, en todo caso, hacer siempre una pequeña prueba en un sitio no visible para evitar estropear la madera.

Las pistolas de decapar vienen con una serie de accesorios que sirven para distintos tipos de superficies. Estos pueden resultar útiles para zonas grandes, estrechas o para proteger los marcos de las ventanas. Y es aquí donde está la diferencia entre las pistolas de decapar profesionales y las amateur. Normalmente, las pistolas de decapar para aficionados vienen con accesorios que suelen resultar bastante inútiles o que no ajustan bien en la boca de la pistola. Pero, a su vez, un aficionado rara vez necesitaría este tipo de accesorios. Para un uso amateur, cualquier pistola hace más o menos el mismo papel.
File:Heatgun.jpg

La pistola de decapar, en conclusión, es una herramienta muy útil y que puede llegar a ahorrarnos muchísimo esfuerzo en horas de lijado y muchísimo dinero en gel decapante. Es muy fácil de usar y no es cara (las hay desde unos 15 euros en adelante, y todas hacen muy buen papel). Si restauras algún mueble, cómprate una.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.