viernes, 12 de abril de 2013

Bricolaje: cómo pintar una barandilla de hierro oxidada en 7 pasos

barandilla-de-hierro-buche-palomo_0   Si tienes balcones y están expuestos a la lluvia, más o menos cada 5-7 años te tocará pintarlos. Puedes hacerlo tú mismo o puedes contratar a un profesional. Aquí te explicamos los pasos que debes de seguir para ahorrarte un dinero y llevar a cabo esta sencilla tarea de bricolaje.





1. Elije un buen día para pintar

Pintar la barandilla va a llevar bastante rato. Elije un día soleado, preferiblemente empieza por la mañana, sin previsión de lluvias para la noche ni para los dos o tres días sucesivos. Ten en cuenta que entre limpiar, lijar, etc se nos van a ir seguro 3-4 días de tiempo. 

2. ¿Tiene óxido?

Si la barandilla está oxidada, lo primero que debes hacer es quitar el óxido. Es decir, saltar todo lo que se pueda con un cepillo de púas metálicas. Estos son muy baratos y los puedes adquirir en cualquier ferretería o centro de bricolaje. 
Cepillo muy util para la eliminación de cualquier resto de pintura

Ten cuidado sobre todo con los puntos menos accesibles donde el óxido no se ve a simple vista. Intenta limpiar hasta donde puedas.

3. ¿Está la pintura en mal estado?

Si pintas encima de pintura en mal estado te acabará saltando toda. En este caso lo que debes hacer es decapar toda la barandilla. Y la forma más cómoda de hacerlo es usar un decapante químico en gel. Este es un producto que se aplica a brocha, se deja actuar unos 5-10 minutos (según instrucciones) y levanta la pintura permitiendo retirarla con lana de acero simplemente frotando.

Fijate en que el gel decapante que compres valga para superficies de hierro, ya que algunos suelen ser sólo para madera. El gel vale unos 10 euros el litro y la lana de acero no llega a un euro.


4. Limpiar bien la superficie

Una vez eliminado el óxido y toda la pintura en mal estado lo siguiente que haremos será dejar la barandilla limpia como una patena. Deberemos eliminar todo rastro de suciedad limpiándola bien con agua y jabón (sirve lavavajillas por ejemplo).

Este paso es muy importante, y mucho más si la barandilla está expuesta al exterior y se ensucia diariamente. Ten en cuenta que la pintura no agarrará bien y saltará toda si la pintura está sucia.

Nota: si pasa demasiado tiempo entre dos de los pasos que hay que dar para pintar la barandilla,o si ésta ha tenido tiempo de ensuciarse, o ha llovido, deberás volver a limpiarla de nuevo.

5. Imprimación

Si has tenido que decapar la barandilla o bien lijando te ha saltado algún trozo de pintura y tienes que pintar directamente encima del hierro, es vital que antes des una buena imprimación basada en minio de hierro, que es antioxidante. Esto permitirá que las manos de pintura que demos luego agarren bien y combatirá el óxido. Normalmente se aplican dos capas. 

 Pero ten en cuenta que la imprimación sólo se da en superficies de hierro no pintadas, por lo que si la pintura estaba en muy buen estado deberás saltarte este paso.

Nota: este paso puede saltarse si elijes dar un esmalte sintético "directo al óxido" (ver paso 7)

6. Lijado de la barandilla

Es imprescindible para que la pintura agarre bien, el lijar completamente la barandilla, toda entera. Ya sé que ésta es una tarea tediosa y que cuesta mucho esfuerzo, pero creéme que lo agradecerás no teniendo que volver a pintarla en muchos años. Al lijarla, permitiremos que, como se dice, 'se abran los poros', y la siguiente capa de pintura agarre estupendamente.

Después de lijarla, quítale el polvo que se haya desprendido con un trapo.

Y recuerda que deberás lijar y quitar el polvo siempre entre capa y capa, incluidas las capas de imprimación. Esto se aplica no sólo a este caso particular, sino a siempre que pintes cualquier tipo de superficie.

7. Finalmente, pintar la barandilla

Ahora daremos un esmalte sintético - dan mejor resultado que los basados en agua para exteriores - del color y la textura que más nos guste (el "efecto forja" es el más usado). Daremos dos o tres capas, siguiendo escrupulosamente las indicaciones del fabricante y recordando siempre que hay que lijar entre capas y, si la barandilla pudiera haberse ensuciado, volver a limpiarla bien.

Ten en cuenta que hoy en día existen esmaltes que pueden darse directamente sobre una superficie oxidada, ahorrándonos el paso de la imprimación.

Hammerite: Esmalte Directo sobre Hierro y Óxido Acabado Forja.Recuerda limpiar bien los utensilios de pintura con aguarrás, para no tener que comprar otros nuevos cuando vuelvas a necesitarlos (los esmaltes sintéticos se limpian, y se diluyen, con aguarrás, no con agua) y guardar los botes de pintura bien cerrados y  boca abajo para evitar que se sequen con el tiempo.


Conclusiones

Como ves, pintar una barandilla es muy fácil, aunque también requiere un trabajo notable. No olvides que si contratas a alguien para pintar tu barandilla no va a seguir todo este proceso escrupulosamente. Lo que hará será limpiarla por encima y darle una capa o dos encima de lo que haya. Aparantemente quedará muy bien. Pero durará menos que si sigues todo el proceso como dios manda.

Otros artículos que pudieran interesarte:

cómo ahorrar dinero haciendo tus propios muebles con palets
ahorra dinero cambiando tú mismo las tapas de los zapatos
reciclando una silla encontrada en un contenedor
ahorra dinero pintando la casa tú mismo






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.