miércoles, 3 de abril de 2013

Arias Cañete y los yogures caducados



¡Estamos de enhorabuena! Ya podemos comprar yogures caducados y sentirnos como un ministro. Ya que, como él mismo afirmó, "ya podía poner la fecha que quisiera", que él se lo comía.

¿Y a quién favorece esto? Desde luego, no al pobre comprador de yogures, que no sólo se los comía caducados por no tirarlos sino que además los adquiría con descuentos sustanciosos en muchas cadenas comerciales (Día, Simply, ...). Esto favorece, ni más ni menos, a los centros comerciales.

Sí, bajo la bandera de la defensa del pobre españolito de a pie, Arias Cañete, quien proclama que "se tira muchísima comida", debería hacer honor a la verdad y aseverar también "y es una pena que los contribuyentes no paguen toda esa comida".

No nos engañemos. Aquí no se obliga a los grandes centros comerciales a donar la comida caducada pero en buen estado para que la gente sin recursos pueda comer. Se nos está obligando a los demás a pagarla. Y, al dar facilidades a los grandes centros comerciales para no sacar cosas de su stock, se está favoreciendo la estabilidad de precios al alza de todos los productos perecederos.

Señor cañete, ¿no era suficiente con el margen de beneficio de los grandes centros comerciales que todavía tiene que exprimir un poco más al pequeño contribuyente?

Al final, no podremos ni comprar yogures 'caducados'.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.