lunes, 8 de abril de 2013

Ahorra haciendo el pan tú mismo con la panificadora


Robo de media barra de pan   Cada día es más malo el pan que venden en los supermercados. Mucha oferta. Mucho 3x2. Mucho descuento. Y cada vez es peor. Y lo malo es que si quieres un pan un poquito decente te pueden cobrar tranquilamente 70 u 80 céntimos. Y no digamos si te gusta el pan integral, o con cereales, o sois varios en casa. Necesitas ir a la panadería con aval bancario. 




Vamos a poner punto y final a semejante despilfarro. 

Una panificadora es un aparato eléctrico que permite hacer tu propio pan, masa de pizza y bizcochos - entre otras cosas. Su bajo consumo eléctrico hace que, a medio/largo plazo salga rentable. El pan te cuesta un poquito de electricidad + los ingredientes que eches, ni más ni menos. 

  

Panificadoras hay muchas, desde marcas más reconocidas, como Moulinex, por unos 70euros, hasta otras de marca blanca, como la panificadora del LIDL, por unos 50 euros. Elegir una dependerá de la confianza que te otorgue una u otra marca, pues todas son más o menos iguales para el uso que le darás y todas durarán más o menos lo mismo, bastantes años. 

Su uso es muy sencillo: se echan los ingredientes en el orden indicado (siempre vienen con un libro de recetas) y se elige el programa que queremos. Tienes programas para varios tipos de panes, para bizcochos, para amasar y, además, siempre hay un programa extra configurable por el usuario. 
Cogido el truco, echar los ingredientes cuesta cinco minutos. Ni más ni menos. Y el pan se va haciendo sólo en la panificadora. Esperar y sacar, eso es todo.

La limpieza y mantenimiento de la panificadora es también muy sencilla. Sacas el pan una vez echo, sacas el aspa (tiene un aspa para amasar) y la limpias, limpias con un trapo húmedo la cubeta y fin. No requiere nada más. De vez en cuando debes sacar la cubeta para darle una buena fregada con una esponja suave, pero sólo de vez en cuando. 

Entre las ventajas, tenemos:

- gasto eléctrico mínimo: un pan al horno cuesta un pastón. En panificadora,y medido con un medidor de consumo eléctrico, son unos pocos céntimos de euro. 
- nada de conservantes ni añadidos raros: te comes lo que echas
- el precio de un pan es más barato que comprado, por mucha oferta que te hagan
- si te haces panes integrales, con cerales, semillas, bizcochos de cualquier tipo ... el precio es infinitamente más barato que comprado y la calidad muy similar
- puedes elegir si lo quieres más o menos tostado y si lo quieres más o menos grande (de medio kilo, un kilo o tres cuartos)
- ideal si tienes algún tipo de alergia, eres celiaco ... controlas exactamente qué comes.

Puedes llegar a ahorrar mucho dinero con una panificadora, y más si sois varios en casa y sueles hacer algún bizcocho de vez en cuando o tomas pan integral o con cereales.

La única desventaja, aparte de la inversión inicial, sería que el pan que hacemos tiene una forma un tanto peculiar, como un pan de molde gigante. Para hacer bocadillos resulta más frágil que la barra normal, porque no tiene tanta corteza, y tiende a rompese un poco. 

Resumiendo, una panificadora te puede permitir, según tus hábitos, ahorrar muchísimo dinero en viajes a la panadería. Haz cuentas, medítalo y decide tu mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.