martes, 6 de diciembre de 2011

El poder de las "low-kicks"

Las patadas bajas, low-kick, son una de las técnicas más demoledoras del kickboxing.  Dolorosísimas. Si te la esperas, duele mucho. Si no te la esperas, puede mandarte al suelo retorciéndote de dolor en segundos. 

Se trata de una patada que va, lateralmente, a la rodilla, para desgarrar los ligamentos. Y son muy efectivas siempre que tu objetivo esté estático. Si avanza hacia ti lo único que consigues es que te estampen un puñetazo en la cara. 

Estupendas también para defensa personal, porque no se ven venir y porque pueden darse con pantalones, cosa casi imposible con las patadas que van más arriba del muslo dada la no flexibilidad del tejido de que están hechos los vaqueros. 

Y para muestra ... Ernesto Hoost, una máquina de dar patadas bajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.