jueves, 1 de diciembre de 2011

Defensa Personal - emboscadas

     Aprender a pelear es la última etapa de la defensa personal. Precisamente es donde nunca querrás llegar. Por mucho que aprendas, por muy experto que seas en Krav-Maga o cualquier otra disciplina, no te servirá de nada si alguien te pega un botellazo por la espalda.

Antes de aprender a pelear, hay que aprender a defenderse verbalmente y a evitar peleas. Y antes de esto, hay que aprender a evitar lugares y personas que puedan ser problemáticos. Esto último es el tema que nos concierne hoy.

Alquien que quiere robarte no quiere pegarse contigo. Quiere tu dinero. Y lo quiere tan rápido y discreto como sea posible. Tampoco va a atracarte en medio de un centro comercial plagado de gente. No es tanto. Te esperará en algún sitio donde sepa que tiene cierto tiempo para robarte. Esperará a que pases por allí despistado y, cuando menos te lo esperes, te sacará un cuchillo, o te rodeará con más gente, y te robará.

Debemos conocer qué sitios son más proclives a esto y evitarlos.

  1. La forma más elemental de acercarse a una víctima es simplemente avanzar hacia ella e iniciar una conversación. Puede ser cualquier cosa. Normalmente se trata de evitar un enfrentamiento. Y para ello te cuentan una historia, para que les des el dinero por las  buenas ... "he salido de la carcel, no tengo nada ...". 
  2. También es posible que te hagan una encerrona. Posicionándose justo en la única salida, o bien de forma que te ves atrapado contra una pared. Con esto consiguen intimidarte, aparte de tener ellos ventaja por su mayor mobilidad. 
  3. O simplemente pueden esconderse en una esquina, detrás de un contenedor y salir de la nada.
  4. Si son varios, pueden esperar uno a cada lado de la calle, o bien andar uno hacia ti y el otro rodearte para atacarte por sorpresa. También pueden estar sentados en unas escaleras, esperar a que pases y entonces increparte. 
En todas las situaciones se da un patrón común. La víctima camina despistada por la calle y de repente alguien se acerca. Está sólo. El atacante, o atacantes, le intimidan ... y luego viene todo lo demás.

Para evitar este tipo de situaciones lo único que debemos hacer es tener un poco de cuidado y saber dónde nos metemos. Evitar calles solitarias y lugares oscuros. Evitar pasar al lado de gente que está en la calle "esperando" sin hacer nada.

Hay muchos lugares potencialmente peligrosos. Baños públicos, escaleras, parkings, parques, calles céntricas o poco transitadas ... Debes intentar tener cuidado con dónde te metes. Vigilar lo que tienes alrededor y, ante todo, en caso de duda, no meterte por allí. Piensa que perder 5' es siempre mucho mejor que sufrir un asalto.

¿Qué hace este tío sólo pasando frío en un banco en medio del parque? ¿Hay alguien más por allí?