lunes, 28 de noviembre de 2011

Sobre los límites del conocimiento humano - El teorema de Gödel

           El hombre siempre ha intentado entender el universo que le rodea. Ha intentado encontrar un conjunto de leyes que describan los movimientos de los planetas, la caída libre de cuerpos, la mecánica de fluidos ... y de hecho, en gran parte, y no sin mucho esfuerzo, lo ha conseguido.

En 1931, el matemático checo Kurt Gödel (ver foto arriba) demostró uno de los teoremas matemáticos más importantes, e ignorados, de todos los tiempos. El que más tarde sería llamado "teorema de Gödel", uno de los mayores logros científicos de toda la historia, demuestra que todos nuestros esfuerzos por entender el universo son inútiles.

En otras palabras, y para que todos nos entendamos, no importa el conjunto de leyes (axiomas) con las que nos quedemos para explicar el universo, siempre habrá cosas que no podremos llegar a demostrar, o bien las leyes que elijamos serán incorrectas (contradictorias entre sí).

De hecho, algo que la gente de la calle no sabe, y que es muy importante en la ciencia actual, es que a lo largo de los años se han tenido que ir añadiendo distintas hipótesis que se creían ciertas, ante la imposibilidad de demostrarlas, sólo para poder ir avanzando en las investigaciones. Muchas de las conclusiones de la ciencia se basan en estos "axiomas añadidos" (por ejemplo, el axioma de elección o la hipótesis del continuo) y, por lo tanto, es perfectamente posible, igual que ha sucedido en el pasado, que todo lo que conocemos se desmorone al llegar a alguna conclusión "imposible" con la teoría actual.

Estamos condenados a no entender jamás el universo que nos rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.