viernes, 22 de julio de 2011

Superación personal - aprende a decir NO

     Hemos sido educados para complacer a los demás. Para obedecer una serie de reglas no escritas. Y a veces es necesario romper estas reglas. Debemos aprender a decir NO.

Podemos clasificar a la gente en dos tipos, los que tienen caracter y los que no lo tienen, o tienen una personalidad más bien débil. Estos últimos, normalmente personas algo tímidas y apocadas, tienen dificultades para decir lo que quieren y para negarse a hacer favores a los demás, y acaban haciendo el trabajo de todo el mundo y comiéndose todos los marrones "por no discutir".

Normalmente, una persona apocada evitará el enfrentamiento, evitará cualquier respuesta que suponga una discusión, hasta que un día se le hinchen las narices y ya no pueda más, lo cual desembocará en una reacción exagerada y seguramente innecesaria. Podía haberse evitado reaccionando correctamente a tiempo.

Pero, ¿cómo puede cambiar uno su reacción ante estas situaciones? ¿existe una forma?

Desde luego, no es necesario explicar que no pasa nada por reaccionar ante una, por así llamarla, agresión verbal. No tendrá consecuencias. Pero eso ya lo sabemos todos, y saberlo no implica cambiar cómo reaccionamos facilmente. Se necesita algo más. Hay pues que pensar en unos pasos más adecuados.

Algo que sí es importante es analizar la causa de por qué no reaccionamos, que puede ser simplmemente porque no tenemos costumbre de hacerlo o porque tenemos miedo de una reacción airada de un desconocido. Pues bien, en el caso de la primera es tan fácil como ir modificando poco a poco nuestras costumbres y en el segundo basta saber que eso no ocurrirá jamás. Los demás, dado el caso, son tan gallinas como nosotros.

Para cambiar nuestros comportamientos, el truco es ir poco a poco.

En primer lugar, empezaremos por cosas pequeñas, no dejando a nadie que se nos cuele al hacer la compra o al pillar las entradas del cine. Tras esto, debemos pensar en decir SIEMPRE lo que pensamos a nuestros amigos y familiares, les siente como les siente. Son dos pequeños cambios, que son fáciles de hacer si uno quiere, y que marcarán la diferencia con el tiempo. Eso sí, tienes que comprometerte contigo mismo. Esto lo tienes que hacer tu solo.

El siguiente paso, una vez dados los dos primeros, sería contestar a los desconocidos. ¿Por qué no vas a decirle a alguien que algo que ha hecho te ha sentado mal? ¿Qué crees que va a ocurrir? Nada. Como mucho, te mirará mal, o se callará, o murmurará algo ... y ya está. No pasa nada.

Además de aprender a contestar, hay algo muy importante que debemos aprender, y es a decir NO. No dejes que nadie te emplume su trabajo o que te mande a hacer recaditos .... Que se los haga él. Para decir no, una forma muy fácil y muy efectiva, que no deja ningún tipo de salida al caradura que intenta abusar de nosotros es la siguiente: "mira, me encantaría ayudarte, pero es que tengo un compromiso muy importante y me tenía que haber ido ya hace un rato. No puedo, es IM-PO-SI-BLE". Y se acabaron las tonterías.

Y tú, ¿sabes decir NO?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.