miércoles, 20 de julio de 2011

Consejos para gente tímida - cómo entablar conversación eficientemente

       Las personas tímidas sufren auténtico pánico cuando tienen que entablar una conversación con alguien desconocido. Esto es algo que es difícil de entender para los que no sufren este problema, pero es una importante barrera para muchas personas.

Entablar una conversación es como cualquier otra cosa, hay gente que le sale sola y a otros les cuesta mucho. Para estos últimos sólo hay una solución: estar preparado. Y con el tiempo lo que ahora mismo cuesta un gran esfuerzo y planificación pasa a ser algo natural. Confía en mí. Es así.

Veamos unas pautas genéricas para mejorar nuestra capacidad de comunicación con los demás:

- Al principio, deberás mantener un tono neutro en la conversación. Nada de preguntar cosas personales o de temas polémicos, como pueden ser política o religión. No preguntes cosas personales a saco si no te dan un mínimo de pie.

- Ten pensados unos cuantos temas actuales que funcionen. Por ejemplo, en Zaragoza, donde yo vivo, puedes hablar del tranvía. No hay una sóla persona aquí que no tenga una opinión al respecto y que no esté deseando soltarla.

- Prepara una mínima línea de conversación. Es decir, algo como esto: tranvía, dificultad en las comunicaciones, ir al centro, salir de compras, ¿tú por dónde vives?,  ... Con esto puedes acabar hablando de lo que te dé la gana, siempre y cuando sepas ir de un tema a otro con cierta soltura.

- Hay gente que no querrá, por la razón que sea, hablar contigo. No te tomes esto como algo personal. Despídete educadamente y a otra cosa. Es su problema.

- ¿Sabes cuál es el tema favorito de cualquiera? ÉL MISMO. Pregúntales cosas sobre ellos. Haz un esfuerzo por mostrar interés. Te sorprenderá ver como la gente está deseando contarle a alguien sus problemas, opiniones o cualquier cosa que consideren interesante.

- Si saludas a alguien que te presentan, intenta causar una buena impresión. Sonríe y dale un apretón de manos firme, no dejes la mano colgando de forma lamentable. Si das dos besos, da dos besos y no hagas el ridículo haciendo "muaack" a diez kilómetros de distancia.

- Si te invitan a una fiesta, usa esto: ¿conoces a XXXX (el anfitrión)? ¿de qué? Y tienes tema de conversación para el resto de la noche.

- Si te invitan a una fiesta, haz tú el esfuerzo de irte presentando a la gente. Habla de lo que sea rapidamente y te despides. Luego siempre puedes volver y preguntar qué tal va todo. Serán mucho más receptivos contigo porque ya te han visto antes (la familiaridad tiene este efecto).

- No cruces los brazos y estés con cara de mala leche. No se te acercará nadie a hablar. Mantén una postura relajada y sonríe alguna vez. Si estás sólo, muévete de un sitio para otro de vez en cuando para ir atravesando distintos grupos de gente.

- Busca a alguien que esté tan solo como tú y ponte a hablar con él. Es más fácil entablar conversación con alguien que se aburre que con un grupo de gente que está riéndose de las cosas que le pasaron juntos en su último viaje.

- No seas rata. Si llevas hablando un rato con alguien y te vas a pedir algo, invítale. Casi seguro que te devolverá la invitación ... y quien sabe si has hecho un amigo para siempre.


Podríamos dar muchos más consejos, pero con estos son suficientes para empezar. Intenta pensar en tu comportamiento y ver cómo podrías ir modificando pequeñas pautas hasta hacerlas mejor. Al principio cuesta mucho esfuerzo pero, lo que ahora será una modificación de conducta totalmente antinatural, más tarde será como si lo hubieras hecho toda la vida.

No es cierto que no pueda cambiarse, lo que sí es cierto es que la mayoría de la gente que no lo consigue es porque no lo intenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.